Por Luis Ortiz
Organizadores de eventos dijeron estar severamente golpeados en sus finanzas debido a la suspensión de fiestas y reuniones desde hace más de siete meses y es que no sólo dejaron de tener ingresos sino que vendieron sus herramientas de trabajo para subsistir.
El empresario Mirko oleg, admitió que una vez que se reactiven los eventos, tendrá que limitarse el número de asistentes lo que seguirá perjudicando sus ingresos, sin embargo, se dijo consciente de que se trata de las medidas de la nueva normalidad y deberán acatarse para reducir la probabilidad de contagio de coronavirus.
La afectación ha variado de acuerdo al evento, sin embargo, algunos tuvieron que vender sus coches, equipos de sonido, entre otros, para poder soportar tantos meses sin laborar.
“Esto ha sobrepasado los límites y a muchos sectores. Lo que ha habido es donde el semáforo lo permita. Donde hay apertura para realizar los eventos se hacen pero de manera muy pequeña, muy corta”.
Afirmaron que cuentan con la certificación de Gobierno del Estado y del Instituto Mexicano del Seguro Social para dar garantía de que el servicio que ofrecen es seguro.
Por el momento los eventos solamente se desarrollarán en los lugares donde lo permite el semáforo epidemiológico, pero los organizadores de ese tipo de reuniones confiaron en seguir presentes y que una vez que las condiciones lo permitan las personas recurran a los profesionistas y organicen sus fiestas de manera segura.