Por Luis Ortiz y Andrés Caro

El culto a la Santa Muerte, también conocida como la “niña blanca”, arrastra un pasado enigmático, en una prueba más del sincretismo religioso en México

Platicamos con Alberto Bravo quien tiene un altar de la Santa Muerte en una habitación especial y es seguidor de este popular culto desde hace más de 30 años.


El lugar olía a incienso, el ambiente es relajado ,en el lugar hay una figura de aproximadamente un metro y medio de altura, la esquelética Santa Muerte viste de bruja , con escoba en mano en este altar en el que comparte con figuras de catrinas, calaveras con mezclas del Halloween.

No conto sobre cómo nació su devoción por la Santa Muerte y como es que se dio cuenta desde muy pequeño.


En el Infonavit Chiveria del puerto de Veracruz , donde se ubica este altar, también durante años anteriores centenares de personas llegaban a ver la decoración que realizaba … donde ponía figuras en forma de un panteón y protecciones de la temporada,pero lamentablemente este año para evitar aglomeraciones por el asunto de la contingencia de salud provocada por el coronavirus no lo pudo hacer .