Texto de Luis Ortiz/Imágenes de Andrés Caro


El día a día de un bombero es un verdadero desafío al peligro, y muy distinto a la rutina que se genera en otro oficio.

Por esa razón, en esta profesión de apagar incendios y atender emergencias es clave el entrenamiento y la capacitación permanente por lo que tuvieron simulacros en escenarios de servicios a los que se enfrentan diariamente los elementos como son fuga de gas incendios de casa habitación incendio en comercios de vehículos , pastizales así como rescate de personas atrapadas en accidentes vehiculares derrumbes entre otros.



Los bomberos se sometieron a toda clase de pruebas de fuego: ejercicios en técnicas de salvamento y rescate, postura que con el equipo de protección personal, destrezas con las mangueras y descenso por las escaleras.

La intención, es que, el personal operativo con que cuenta la ciudad de cara a las exigencias que conlleva la rutina diaria de su ardua labor al enfrentarse a situaciones extremas.

La Estación Central de Bomberos ubicada en el centro de Veracruz fue el escenario elegido para que los bomberos que integran el equipo operativo demostraran sus habilidades en pruebas contrarreloj.