Por Luis Ortiz

En seguimiento a los acuerdos entre propietarios de bares y cantinas con el Ayuntamiento de Córdoba, este lunes se inició la verificación de esos establecimientos para supervisar si están preparando la aplicación de protocolos de seguridad sanitaria ante el eventual reinicio de actividades en el sector.

Maximino García Guzmán, director de comercio, dijo que en mesa de trabajo se informó a los peticionarios que la apertura de bares y cantinas se verificará una vez que el semáforo epidemiológico para Córdoba se encuentre en color amarillo. Indicó que el reinicio de actividades será a un 30 por ciento del aforo de cada establecimiento y será condicionado al cumplimiento de medidas sanitarias que protejan la salud tanto de sus y clientes.

“Revisamos que se cumplan con los filtros sanitarios, que todo el personal use cubreboca, que tengan barreras divisorias dentro del mismo establecimiento para evitar contactos, que los baños estén en condiciones y cuenten con jabón, que cuenten con el Código QR, que es disposición de la Secretaría de Salud, para que cuando el semáforo se los permita ya estén preparados y puedan tener una reapertura segura”, dijo.

José Flores Díaz, integrante de la Unión de Bares y Cantinas, señaló que como sector han cumplido con cada una de las disposiciones establecidas por las mismas autoridades para garantizar un retorno seguro tanto para ellos como para sus trabajadores y clientes una vez que puedan retomar sus actividades, “es un bien para todos para que no haya más propagación de esta enfermedad que es la que nos está afectando a todos”, agregó.