Por Luis Ortiz
El vocero de la Diócesis de Veracruz, Víctor Manuel Díaz Mendoza consideró que la modificación del código civil del Estado es una aberración de ley a nivel social
Señaló que será la sociedad quienes exigían y rechacen estas modificaciones, pero deben de realizarse sin confrontación, ni violencia, sin embargo, para la iglesia el matrimonio es entre hombre y mujer.
Como se recordará los diputados avalaron cambios al Código Civil, a fin de establecer el divorcio incausado o “exprés” y legalizar el concubinato entre personas sin distinción de sexo y con los derechos inherentes al matrimonio.
“Para la iglesia no es una pérdida, no está derrotada, es una pérdida para la sociedad, la iglesia no cambiará su doctrina, ella es depositaria del designio de Dios en el matrimonio hombre y mujer en la unidad, invitando a la fidelidad en medio de todas las flaquezas, en medio de la debilidad del ser humano”.
Los legisladores dejaron establecido el concubinato como la unión de hecho entre dos personas, sin que exista un contrato entre ellos y decidan compartir la vida para apoyarse mutuamente.
Díaz Mendoza lamentó que los diputados hagan leyes que no tengan un consenso de la mayoría de la sociedad.
“El pueblo que eligió a los gobernantes tiene formas pacíficas en las que puede reclamar o pedir que los legisladores a la hora de hacer leyes se fundamenten en la ley natural, son elegidos para hacer el bien, no son elegidos para destruir la misma sociedad”.
Insistió en que las leyes deben de ser avaladas por toda la sociedad y evitar generar molestia entre los veracruzanos