Al igual que otros países del mundo, México se encuentra en grandes aprietos por la oleada de COVID-19 que golpea a prácticamente a todo el planeta y que no permite regresar 100% a la normalidad y tiene saturados los sistemas de salud.


Con respecto al Sistema Educativo Nacional, México prevé en agosto o septiembre regresar a clases presenciales, para iniciar el siguiente ciclo escolar, sí y solo sí, se llega a semáforo verde, lo que implicaría que se logre reducir al máximo los contagios por COVID-19 y prácticamente haberlo desaparecido, pues con 1 solo contagio que se suscitara en un plantel educativo, se volvería a cerrar la escuela, indicó Esteban Moctezuma Barragán, secretario de educación pública.

Lo anterior sin tomar en cuenta los grandes rezagos en infraestructura que la mayoría de las escuelas tienen, donde muchas ni siquiera agua tienen y que haría imposible la aplicación de las medidas sanitarias.


En otros países como en Perú, han sido más realistas y previendo que mientras no exista una vacuna no se logrará detener al virus SARS-Cov-2, han establecido y están haciendo los ajustes necesarios para que en todo lo que resta del año 2020 las clases sean a distancia.


El presidente de Perú, Martín Vizcarra, afirmó que ningún estudiante, ya sea de colegio o universidad, volverá a clases presenciales mientras no exista un tratamiento o una vacuna contra el Covid-19 y que en lo que resta del año queda establecida la educación a distancia.

La anterior decisión es reforzada con los hechos recientemente ocurridos en Corea del Sur y España, donde se han detectado “rebrotes” y se ha decidido endurecer las restricciones de movilidad, lo que hace que muchos otros países, incluido México, corran la alta probabilidad de verse obligados a tomar la misma decisión que Perú y descartar clases presenciales en lo que resta del año.