Cortés expuso que las pruebas rápidas aplicadas en otros países han demostrado ser eficaces para mitigar el contagio de la enfermedad.

Tras registrarse anoche la primera muerte por el coronavirus COVID-19, y ante su lentitud e incapacidad para atender la pandemia, el Partido Acción Nacional (PAN) exigió al gobierno de Andrés Manuel López Obrador comprar de manera urgente las “pruebas rápidas” para identificar casos sospechosos.

Estas pruebas, expresó el presidente del PAN, Marko Cortés, ayudarían al tamizaje de comunidades sospechosas, para que todo el Sistema Nacional de Salud público y privado pueda realizar la primera prueba de forma simple, inmediata y barata, a todos quienes la solicitan y no como ocurre ahora que las niegan en el sector público y son muy costosas en el sector privado.

Cortés expuso que las pruebas rápidas aplicadas en otros países han demostrado ser eficaces para mitigar el contagio de la enfermedad.

El presidente del PAN reiteró que el gobierno de México ha actuado sin la debida oportunidad y “ha sido notorio el llamado de las autoridades mundiales e investigadores nacionales de prestigio internacional que se han hecho muy pocas pruebas en México y que por tanto es muy probable que haya una subestimación del número de casos y desconocimiento de las localidades donde puedan estar”.

Al respecto, el panista dijo que las autoridades deben responder diversas preguntas a la sociedad mexicana, como por qué en agencias regulatorias de otros países facilitan la investigación y registro para desarrollar pruebas rápidas diagnósticas que permitan cubrir la necesidad urgente de revisar a más personas, y en México no hay siquiera rastros de estas políticas.