Temen que termine vendiendo el área
Por LUIS ORTIZ

En reiteradas ocasiones vecinos de la colonia Heriberto Jara y la colonia Lago han solicitado el apoyo por parte de las autoridades correspondientes para que le den una manita de gato al parque de la zona llamado “Ilusión”,pero siguen sin recibir respuesta luego de años de que se comprometió el municipio a remodelar el lugar que se ha visto envuelto en escándalos como la supuesta venta del terreno donde se ubica el lugar de esparcimiento.

Cabe recordar que durante una administración municipal si se perdió una parte del parque y ahora hay casas habitación en esa parte.

Hace tiempo relatan los vecinos de la zona llegó a “componer” el director de parques y jardines del municipio porteño, pero dicen que lo único que hizo fue medio pintarlo.

“Bueno mire hace ya un rato vino gente del ayuntamiento , solo medio lo pinto ,pero pues quedó igual el parque,aunque dijo eso no dependía completamente de él,al menos alguien se digno a pararse por aquí,pero si vienen deberian de arreglar no nada más a dejar igual ”dijo una de las vecinas.

El parque se ubica en las calles Tuxpan entre Tabasco y Tamaulipas, colonia Heriberto Jara.

A los columpios les hace falta mantenimiento, ya que uno está todo destrozado y los otros dos están a punto de serlo, pues las cadenas se empezaron a abrir.

“Los columpios ya no sirven ,vea ya casi no vienen niños por lo mismo,estan feos y oxidados,es peligroso imagine si se rompe la cadena mero cuando este arriba,lo peor es que el ayuntamiento como burla pone un letrero que dice los juegos son únicamente para los niños y niñas que visitan este parque,ya ni la burla perdonan”dijo la señora Leticia.

Este parque tiene los juegos rotos, con basura a su alrededor, padres de familia aseguran que el mismo no les inspira confianza para dejar a sus hijos jugando libremente.
“Si hay juegos es porque muchos vecinos los donaron,pero ya están en mal estado y aunque a veces los vecinos se turnan para limpiar no es suficiente”dijo la señora Maria.

Comentaron que una de las resbaladillas está rota y que eso les preocupa aún más debido a que si un niño juega en la misma puede resultar lastimado y enfermo por el óxido.