• Posicionamiento de ANCER sobre Constellation Brands
La Asociación Nacional de Consejos Empresariales Regionales, integrada por las
representaciones empresariales de las diversas regiones en territorio mexicano, expresa
de manera categórica su rechazo a la consulta que realizará el gobierno de México los
próximos 21 y 22 de marzo en Mexicali sobre el proyecto de la empresa Constellation
Brands para instalar una planta en la región, uno de los más importantes durante últimos
años.
Al propósito, ANCER respalda y se une a la postura de CCE Mexicali para exigir al
gobierno encabezado por Andrés Manuel López Obrador que cumpla y haga cumplir la
ley. No es posible que sean las propias autoridades gubernamentales quienes pongan
en entredicho el Estado de derecho en México, con la realización de una consulta pública
ilegal, que responde más a una agenda política que económica.
Nuestra postura es que, si el proyecto cumple con todos los requerimientos, el Estado
tiene la obligación de otorgarle todas las garantías para su puesta en operación; si no los
cumple, aquellos funcionarios que en su momento otorgaron permisos deben ser
llamados ante la justicia. Un tema de tanta relevancia no se resuelve a través de una
consulta de percepción entre habitantes, sino de estudios y análisis técnicos elaborados
por especialistas, basados en evidencias científicas.
La empresa ha informado que al momento ya existen los permisos necesarios, se han
invertido 900 millones de dólares con un avance de obra superior al 60% y la planta no
afectará la disponibilidad hídrica de la región. Es absurdo que por rumores hoy estén en
riesgo estos grandes proyectos, que además de aportaciones millonarias anuales al
municipio vía impuestos generará más de 3 mil 500 empleos para los habitantes de la
zona, más de 750 permanentes.

Sin lugar a dudas coincidimos que hoy y siempre será prioritario preservar el agua en
todo el territorio mexicano, como un recurso estratégico para toda la nación. Ante esta
relevancia, el pasado 17 de enero se llevó a cabo un foro con especialistas de todos los
sectores de la sociedad, presidido por el titular de SEMARNAT, donde las propias
autoridades concluyeron que no habría riesgo de disponibilidad del vital líquido.
Si, como se está volviendo una práctica recurrente, el gobierno realiza foros para después
desconocer o ignorar lo que con base a evidencias científicas ahí se expresa, simulando
apertura y procesos transparentes, la certidumbre a los negocios, el mayor crecimiento
económico y el bienestar para los mexicanos jamás llegarán.
Estas acciones confirman que no existe hoy en México un ambiente propicio para los
negocios, y ello se refleja tanto en el estancamiento económico del país como en los
indicadores recientes dados a conocer sobre la poca confianza de inversionistas y
consumidores en torno a nuestra economía.
México no va a crecer y los mexicanos no tendrán mejores condiciones de vida mientras
sea el propio gobierno quien actúe al margen de la ley, y sea el propio gobierno quien
propicie incertidumbre para los negocios en nuestro territorio.
Este gobierno ha demostrado que sus consultas públicas no son transparentes y están
orientadas a obtener respuestas tendenciosas. No existe ninguna garantía de
transparencia en estos procesos. En el tema del Tren Maya, por ejemplo, trascendió en
días pasados que las propias autoridades de CONACYT ocultaron, y continúan ocultando
información fundamental para una decisión seria y responsable al respecto.
Someter a consulta una inversión ya comprometida es continuar por una senda de
desconfianza y transgresión a los derechos de los propios mexicanos. En cualquier
contexto, no se pueden ni deben someter a consulta popular, y de manera unilateral,
decisiones de tal envergadura. Para ello existen las leyes en México.