Su dueña no pudo creer tanta maldad, fue necesario buscar los objetos para que no se lastimara las piernitas.

En ocasiones la humanidad suele ser desalmada, solemos hacer cosas realmente terribles a seres indefensos que solo buscan amor. Una víctima de estas malas personas fue Rocky, un perrito paralítico a quien le robaron su sillita de ruedas.

Todo esto ocurrió en Nuevo Chimbote, Perú cuando su dueña Paola Villareal lo encontró en el parque, arrastrándose para volver a casa.

Justo antes de que llegara a las manos de su dueña, ella lo encontró por su universidad arrastrándose y lo llevó a un veterinario. Ahí diagnosticaron que su columna está dañada y siempre le costará moverse libremente según dijo a Diario Correo Perú.

Después de eso lo llevó a su casa y le realizó una silla de rueda para que pudiese moverse libremente por donde quisiera. Una suerte que no tuvo por mucho tiempo pues sin que generara alguna ganancia, le robaron su pequeña silla.

“No tenía signos de haberse arrastrado por horas y parece que ahí mismo le habían quitado la silla y lo habían dejado” .

-Paola Villareal

Después de este incidente fue necesario buscar otra silla para el perrito, lamentablemente su cuidadora no tenía cómo comprarse. Así fue que junto a la asociación Fuerza Animalista organizaron una colecta en la que lograron al fin hacer una nueva sillita.

Al escuchar esta situación, cientos de personas realizaron donaciones pero no solo para la silla de ruedas, sino también para darle pañales, paños húmedos, cremas y comida.

Lo importante de este evento es que no faltó el amor, dejaron de lado la desalmada acción de esos ladrones. Fue más importante lo que nosotros tenemos que dar, la humanidad tiene salvación y esa es la mejor prueba.