Lo anterior fue expuesto por el coordinador corporativo de Laguna Verde, luego de que fuera revelado en una publicación de la revista Proceso que la planta es calificada como una de las peores del mundo, y que informes internos y de agencias internacionales revelan que la central opera con “fugas radiactivas, problemas técnicos, manejo inadecuado de residuos y riesgo de saturación de desechos”.

“Nunca se han presentado incidentes graves, ya sea liberación de radiación a la atmósfera o dosis fuera de los estándares al personal. De haberse presentado un incidente grave, la Comisión Nacional de Seguridad Nuclear y Salvaguardias ya hubiera revocado la licencia”, aseguró el coordinador corporativo de la Central Nucleoeléctrica de Laguna Verde, Héctor López Villarreal, quien presumió que en los 29 años de existencia de la planta ha tenido una operación confiable.

Lo anterior fue expuesto por el coordinador corporativo de Laguna Verde, luego de que fuera revelado en una publicación de la revista Proceso que la planta es calificada como una de las peores del mundo, y que informes internos y de agencias internacionales revelan que la central opera con “fugas radiactivas, problemas técnicos, manejo inadecuado de residuos y riesgo de saturación de desechos”.

Héctor López Villarreal rechazó esto y aseguró que el personal que labora en la planta está altamente calificado y que la Nucleoeléctrica es un soporte importante en la operación confiable del sistema eléctrico nacional, “es un logro del sistema de generación eléctrica, pues combina la tecnología de bajo costo variable de generación y la ausencia total de gases invernadero, es decir, aclaró, se evita enviar a la atmósfera cerca de 12.4 millones de toneladas de bióxido de carbono”.