Su dueña no pudo creer tanta maldad, fue necesario buscar los objetos para que no se lastimara las piernitas.

En ocasiones la humanidad suele ser desalmada, solemos hacer cosas realmente terribles a seres indefensos que solo buscan amor. Una víctima de estas malas personas fue Rocky, un perrito paralítico a quien le robaron su sillita de ruedas.