Una mujer decidió brindarle una oportunidad a un perrito con condiciones especiales llamado Piglet y su historia ha sido inspiración para muchas personas.

Un cachorro de color rosa pastel llamado Piglet nació con necesidades especiales en una casa en la que habitaban otros 37 perros, y personas de buen corazón se encargaron de cuidarlo y brindarle el amor necesario. Ahora el perrito rosa es feliz y un gran ejemplo de vida.

Piglet es una mezcla Dachshund y Chihuahua, y es muy peculiar que sea de color rosa, además ligado a esto tiene problemas congénitos en los oídos y los ojos, razón por la cual es ciego y sordo.

Aunque no es nada fácil cuidar de un perrito con esas condiciones, Melissa Shapiro, veterinaria de Connecticut, está haciendo lo mejor por ayudar a Piglet, sus planes inicialmente eran brindarle un hogar de acogida, pero no pasó mucho tiempo para que el perrito se robara por completo su corazón y decidiera convertirlo formalmente en un miembro de su familia.